lunes, 14 de abril de 2014

¿Por qué caen las hojas en otoño?

(Fotografías de Estefania Aguirre)

Era una hoja adolescente.
Ella quería sentirse rebelde,
ser única, sólo eso tenía en la mente,
así que se enamoró perdidamente
del pasto cercano, tan verde,
tan hermosamente diferente.


El tiempo pasaba, lento,
y el hierbal seguía en el suelo,
alimentando sus deseos,
guardando sus secretos.
Ella sólo deseaba ir lejos,
estar con él aunque fuera un momento.


Se fue el calor, llegaron las heladas,
y nuestra hoja, débil y cansada,
envejecida ya estaba.
Casi sin fuerzas, como ella lo notaba,
no pudo sostenerse en la rama
y cayó al suelo, una fría mañana.


Pero entonces, una sensación nueva
inundaba todas sus nervaduras y venas.
Al borde de la muerte, la tierra
le regaló la muestra de amor más sincera:
El pastizal abrazaba a la hojuela
esfumándole los miedos y penas.


Desde ahora, a la dehesa daría vida
y su cálida y eterna compañía.
En materia orgánica se convertiría
y al herbazal por siempre ayudaría.
Nuestra hoja no imaginó que llegaría este día;
nunca se había sentido tan viva.

Volver al otoñal Índice

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada