sábado, 4 de enero de 2014

La puerta de los sentimientos

Abro la puerta de mis sentimientos.
Pero estás lejos, muy lejos,
casi como el infinito cielo
o un viaje en el desierto.

Abro la puerta de mis artes.
¿Quieres pasar y acomodarte
en nuestros recuerdos de antes?
¿Quieres dejar que te ame?

Abro una puerta escondida:
Es mi interior que brilla
cuando apareces, tímida,
trayéndome nuevamente la vida.

Abro, sólo para ti, esta puerta,
esta pequeña grieta
que muestra una vida, nuestra,
una posibilidad ya muerta.

Tengo abierta esta puerta
por si alguna vez te atreves
a aparecer en ella,
y así, unir nuestros seres.

Abrí la puerta de mi interior.
Pero nadie me advirtió
que el destino envió
un peligro fatal, superior.

Abrí la puerta, pero nunca entraste en ella. El pórtico se fue marchitando, hasta que ya no parecía una entrada.

Volver al sentimental Índice

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada