domingo, 15 de marzo de 2015

Canto figurado

Te voy a dibujar con letras un mundo perfecto:
con unos cuantos ladrillos metafóricos erigiré un castillo gigantesco
con paredes blancas de candidez excepcional
y un cuarto hecho de haches, para que nos ahoguemos en silencio.

Haré aparecer un mar de ilusiones a tu alrededor
para que comencemos a navegar
y nos perdamos en la aventura,
y nadie sea capaz de encontrarnos
y nos perdamos por siempre en travesuras.

Edificaré de comienzo a fin una torre de babel
para que nuestros lenguajes secretos
se confundan entre las lenguas que acarician
y nos hundamos así en la afonía del amor.

Eres como una hoja de papel vacía
lista y dispuesta para escribir un romance
de esos que son mejores que las novelas
porque ni la gente se va a enterar que existe.

Y si todo esto no te convence,
te rescataré como superhéroe de las garras del villano
ese que destruye sueños y fantasías
y aniquila tu autoestima.

Pero no, soy apenas un poeta
y mis cantos líricos son figurados.
Mis promesas son meras fantasías retóricas
o intentos vanos de modificar una realidad ágrafa.

Volver al metafórico Índice

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada