sábado, 29 de marzo de 2014

¿Lastimarte?
















Eres tan delicada,
como la hoja de papel.
Yo soy tan peligroso,

como el fuego que te alumbra.
Sólo con mi luz,
puede leerse lo que contienes;
sólo con mi luz
te puedo quemar...
te puedo quemar...
te puedo quemar...
no te quiero quemar...

Eres tan delicada
como una hoja de papel
a la que debo cuidar.
¿Pero cómo hacerlo?
¿Cómo, si soy tan peligroso?
¿Cómo, si en cualquier momento
te puedo deborar
y convertirte en cenizas,
silenciosas ceniza?

Eres tan delicada.
No te quiero quemar.
Soy tan delicado

que no te quiero quemar.
Me quemo a mí mismo,
quemo mis manos
quemo mi futuro
haciéndote daño,
sólo me lastimo más.

Somos tan delicados
que no podemos vivir separados

Volver al ignominioso Índice

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada